Panfletos: El papel que mata

Martes 25 de agosto de 2009, por Alejandro Angulo, S.J.

El papel que mata. Los tigres de papel pueden morder. Y los asesinos de papel pueden asaltar y ultimar. Una modalidad nueva de la violencia colombiana es el panfleto amenazante que ya, en repetidas ocasiones, ha precedido al homicidio, a la desaparición, o a la paliza. En los años cincuenta, los ‘bandoleros’ dejaban el papel sobre los cadáveres, decían que para escarmiento. Hoy, los ‘paracos’ lo reparten con anticipación destinada a provocar y administrar el terror. Y, hoy como ayer, el terror sigue siendo una herramienta para el enriquecimiento de personas y grupos.

Derecho a la vida | Colombia | Jóvenes |

Es la empresa privada del crimen, que, con frecuencia ha prestado buenos servicios a la empresa privada de la producción y la finanza que también busca el enriquecimiento rápido. Los dos negocios convergen en el mismo punto: enriquecerse a como de lugar, bien sea por el despojo a mano armada de tierras y otras posesiones, bien sea por los precios de los servicios financieros y las trampas que estos siembran en la “letra pequeña” de sus contratos de servicio. El uno es un despojo armado ilegal, el otro es un despojo legal camuflado de servicio. Los dos negocios son tigres de papel que muerden y matan. Y para que tales reflexiones no queden en el aire, vengamos a los hechos.

Nuestro banco de datos ha logrado contabilizar entre los meses de enero y mayo del 2009 la siguiente distribución de panfletos con campañas de “limpieza social”, hechos por paramilitares en:

1.- Antioquia (Medellín, Puerto Berrío, en la zona urbana y concretamente contra trabajadoras sexuales.
2.- Norte de Santander (Cúcuta, Villa del Rosario, Puerto Santander, Ocaña) en algunos barrios se distribuyeron puerta a puerta.
3.- Bogotá (Ciudad Bolívar, Bosa, Kennedy, Usaquén, Suba, Monte Blanco: personas mencionadas en los panfletos fueron asesinadas, en algunos barrios se ha señalado a la policía.
4.- Boyacá (Sogamoso, Puerto Boyacá, Moniquirá, Otanche, Chiquinquirá, Nobsa,). 5.- Meta (Villavicencio).
6.- Santander (Bucaramanga: personas mencionadas en los panfletos fueron asesinadas, Piedecuesta, Floridablanca, Barrancabermeja, Sabana de Torres, Barbosa, San Gil, Piedecuesta).
7.- Magdalena (Ciénaga, Fundación, Guamal).
8.- Nariño (Policarpa, Tumaco, Pasto, Samaniego: personas mencionadas en los panfletos fueron asesinadas).
9.- Bolívar (Cartagena, Arjona, El Carmen de Bolívar.
10.- Córdoba (Montelíbano, Cereté, Montería, Ciénaga de Oro, Momil, Lorica) contra trabajadoras sexuales.
11.- Atlántico (Barranquilla).
12.- Tolima (Purificación, Ibagué, Honda, Fresno, Lerida, Espinal).
13.- Quindío.
14.- Cesar (Valledupar).
15.- Chocó (Quibdó, Istmina).
16.- Cundinamarca (Soacha, La Calera).
17.- Cauca (Corinto. Popayán).
18.- Valle (Cali, Jamundí).
19.- Risaralda (Pereira, La Virginia).
20.- Caqueá (Florencia).
21.- Caldas (Manizales, Salamina, Pácora, Chinchiná, Anserma, Villamaría).
22.- La Guajira (Maicao).
23.- Sucre (Sincelejo). 24.- Casanare (Yopal)

Total: 67 municipios (6%), precisión del fenómeno, en 24 departamentos (75%), generalización del problema.

Lista de honor: Santander: 8 “campañas”, Córdoba: 6, Boyacá: 6, Bogotá: 6, Caldas: 6, Tolima: 6, Norte de Santander: 4, Nariño: 4.

Los panfletos, que revelan dicciones y construcciones muy similares, suponen todo un aparato logístico, económico y de inteligencia que demuestra premeditación y alevosía. Algunas gentes se alegran de que los panfletos signifiquen en muchos casos “limpieza social”, pero no se dan cuenta de que en dicha limpieza, inmoral e ilegítima, va entremezclada la “limpieza política”, legitimada por ‘razones ilegítimas’ e igualmente inmoral. Las gentes están confundidas (el preludio del terror) y se preguntan si los Servicios Secretos no pueden, o no quieren, proceder contra los panfletarios con la misma eficacia con que logran supervisar las vidas de los miembros de la oposición y de los defensores de derechos humanos. O si, tal vez…

Es innegable que se trata de un período que ninguno de nosotros escogió, ni quiere vivir. Son los años de plomo, en su sentido literal y figurado. Y sin embargo es un período que estamos nosotros mismos construyendo a punta de indiferencia por los valores de la vida, de la libertad y del respeto por la dignidad humana. Nos hemos ido acostumbrando al homicidio como medio de relación social: andamos armados porque no tenemos la confianza necesaria para andar desprevenidos. Nos hemos ido aclimatando a la corrupción: aplicamos la ley de la papaya porque no tenemos la solidaridad para respetar el derecho ajeno, ni la responsabilidad para cumplir nuestros deberes ciudadanos. Nos hemos ido habituando al paramilitarismo porque hemos perdido el hábito de la política, la noción del espacio público, el sentido de la ciudadanía y la idea del estado de derecho. Hemos encontrado que la fuerza, la mentira y el odio son rápidos, eficientes y pueden pasar impunes porque nosotros mismos invalidamos nuestras leyes, sobornamos a nuestros representantes y anulamos nuestras sanciones. Hemos abrogado nuestro pacto social porque hemos devaluado la palabra. Hemos envenenado nuestra convivencia porque hemos profanado la verdad y amordazado la justicia. Y gracias al diablo tenemos un orgullo luciferino: Los traficantes más astutos. Los ladrones más listos. Las putas más bellas. Y todo ello florece en los panfletos.

El Programa por la Paz-CINEP identificó este nuevo desvío social desde su comienzo y creó el DESPANFLETO. Es la convocatoria para recuperar los valores personales y ciudadanos. Es una invitación a la civilización y al humanismo. A recuperar el repudio, sin paliativos ni equívocos, del homicidio y de la injusticia como los crímenes que son. A superar la posibilidad de judicializar como último recurso, colocando el cariño recíproco y el respeto mutuo como primer recurso. Yo sé que suena utópico, pero el mundo nunca ha sido mejor que cuando alguien ha consagrado su vida a ensayar la utopía.

Por: Alejandro Angulo,
Director Banco de Datos CINEP

Cifras sobre Intolerancia Social en Colombia:
Víctimas de Intoleracia Social 2002-2008

Categoria Total víctimas
EJECUCIONES (ASESINTATOS)
458
AMENAZADOS
179
HERIDOS
76
DESAPARECIDOS
5

Víctimas de Intoleracia Social 1er Semestre 2009

Categoria Total Víctimas
EJECUCIONES (ASESINTATOS)
97
AMENAZADOS
69
DESAPARECIDOS
2

Fuente: Banco de Datos de Derechos Humanos y Violencia Política, Cinep (Agosto 10 209)

Más artículos de Alejandro Angulo, S.J.

No hay más artículos de Alejandro Angulo, S.J.

Ed. Avianca: Calle 16 No. 6-66 Piso 25
Bogotá D.C.
PBX: (571) 7421313
FAX: (571) 2824270
Apartado Aéreo: 33035