ASCAMCAT rechaza nueva ejecución extrajudicial cometida por el Ejército en Tibú

Miércoles 18 de febrero de 2015, por Ascamcat

La Asociación Campesina del Catatumbo ASCAMCAT pone en conocimiento de la opinión pública una nueva violación a los Derechos Humanos y al Derecho Internacional Humanitario en lo que, con toda seguridad, se constituye en un nuevo delito de lesa humanidad cometido por la fuerza pública.

Campesinos | Derecho a la vida | Ejecuciones extrajudiciales | Norte de Santander | Catatumbo |

El día 15 de Febrero de 2015 los jóvenes Elezeimer Niño Contreras, Alberto Villamizar y otros amigos, departían en el Corregimiento de Campo 2. A la 1:00 AM aproximadamente, decidieron regresar a sus casas, en el casco urbano del municipio de Tibú.

A la altura del puente del río Tibú, lugar donde hay garitas permanentes del Batallón de Caballería mecanizada número 5 (GMAZA), los jóvenes venían escuchando música. Al pasar el puente, un soldado dio orden de parar el carro, a pesar de que no había ningún retén, ni nigún tipo de señalización por parte de los soldados. Sin mediar palabra uno o varios soldados dispararon por la parte trasera del carro de manera indiscriminada a pesar de que, la camioneta Mitsubishi roja de placas LFD 270, se detuvo en medio del puente para someterse a la requisa que la fuerza pública considerara necesaria.

En el acto murió el campesino Eleseimer Niño Contreras de 21 años de edad, con un impacto de bala en la parte posterior de la cabeza, y resultó herido el dueño y conductor de la camioneta, Alberto Villamizar, con rozaduras leves provocadas por los disparos.

La policía llamó a los familiares del fallecido, que acudieron de inmediato a la estación de Tibú, donde les aseguraron que tenían el cadáver. La SIJIN de la policía tiene retenida la cédula del joven a pesar de que la familia la reclamó en numerosas ocasiones.

Al parecer, hoy mismo varios soldados han sido llamados a indagatoria y sus fusiles han sido requisados. Estos soldados no se encuentran en situación de detención, y vienen siendo defendidos por abogados militares, situación que nos haces sospechar que el caso podría ser llevado por la vía de la justicia penal militar. En el canal regional TRO se hizo público comunicado de la XXX brigada que afirma, de manera falsa y descarada, que desde el carro se disparó a la tropa en dos ocasiones y en dos retenes distintos, dejando entrever que los jóvenes pertenecen a la insurgencia, en un libreto ya conocido para generar falsos positivos.

No es el primer caso de ejecuciones extrajudiciales en la zona de Tibú. El pasado 2 de diciembre de 2013, Jorge Eliecer Calderón Chiquillo fue asesinado por miembros del Ejército en la vereda Campo Seis, y posteriormente falsamente señalado de ser miembro de la insurgencia.

En este lamentable suceso el Ejército Nacional vuelve a violar el principio de distinción recogido en el Derecho Internacional Humanitario, disparando contra civiles desarmados con la excusa de que son guerrilleros, extremo totalmente falso y que forma parte de un claro entramado de montajes judiciales que desembocan en los mal llamados falsos positivos, que nunca cesaron en nuestra región.

La Asociación Campesina del Catatumbo ASCAMCAT rechaza de manera frontal este nuevo delito de lesa humanidad contra nuestra base social y lo considera una agresión directa contra nuestra organización, contra la Mesa de Interlocución y Acuerdo y contra los acuerdos en materia de garantías y Derechos Humanos firmados con el gobierno nacional, después del gran paro agrario del Catatumbo.

De la misma manera consideramos la protesta que se llevó a cabo esta misma tarde como legítima derivada del dolor propio que pro duce un asesinato tan aberrante y brutal.

Consideramos a la fuerza pública el principal polo de desestabilización del orden público en nuestro territorio siendo, de largo, el grupo armado que provoca más inconvenientes y agresiones contra la población civil. Advertimos que no vamos a tolerar más violencia contra nuestro campesinado por parte de ninguno de los actores armados y advertimos que las fuerzas militares van a tener que apersonarse como responsables de las numerosas atrocidades vienen cometiendo, ya que vamos a hacer un estrecho seguimiento para impedir que salgan indemnes.

Responsabilizamos directamente al Teniente Juan Manuel Jiménez Pinzón del GMAZA en cabeza de los soldados apostados en el lugar de los hechos y al coronel Marcos Pinto Lizarazo como comandante del la Brigada XXX del Ejército Nacional, responsable de ese batallón, por el asesinato de nuestro campesino.

Consideramos al ministerio de defensa, con Juan Carlos Pinzón a la cabeza, el principal enemigo de la paz dentro del estado colombiano, y los hacemos responsables de esta nueva oleada de ejecuciones extrajudiciales. Entendemos sus señalamientos sobre la falsa proliferación de los cultivos de uso ilícitos como una orden para hostigar y agredir al campesinado de nuestra región.

Hacemos un llamado al Presidente de la República para que garantice el cumplimiento de las funciones constituciones del Ejército y deje de extralimitarse en sus atribuciones, haciendo valer su autoridad para acabar con esta nueva crisis de orden público y de derechos humanos.

Afiliaciones

Afiliado a la Federación Internacional de Derechos Humanos
y la Organización Mundial contra la Tortura
Estatus Consultivo en la OEA

José Alvear Restrepo

Nace en Medellín el 1 de julio de 1913 en el seno de una familia de profundas convicciones religiosas y bajo los parámetros de la ideología del partido conservador. Realiza sus estudios en la Facultad de Derecho de la Universidad de Antioquia, donde se gradúa de Abogado con una brillante tesis titulada: "Conflictos del trabajo: la huelga"

Ed. Avianca: Calle 16 No. 6-66 Piso 25 - Bogotá DC - Horario de Atención: Martes a Viernes, 2 a 5 pm - PBX: (571) 7421313 - FAX: (571) 2824270 - Apartado Aéreo: 33035