El Policarpa
Amanecía un barrio

Jueves 20 de enero de 2011, por Sandra Upeguí

En el patio trasero del hospital San Juan de Dios allá en los albores de los años sesenta el mundo olía a revolución como cuando se cuecen mil sabores para deleitarnos y pasar a la mesa a degustar los potajes del cambio.

Bogotá D. C. |

En cuba a la cabeza de Fidel castro el pueblo se sublevaba inspiraron los ideales de José Martí contra la dictadura de Fulgencio Batista, el ejército rebelde hizo brillar la perla del Caribe, la revolución sandinista nicaragüense contra la dictadura de Anastasio Somoza se airaba el ardor de los pueblos cuando claman contra las injusticias.

Como dijo Bertolt Brecht “Quien podrá detener al que conoce su condición”, allí la patria del poeta Rubén Darío y como espuma que sonora y alegre difumina el viento, alcanzaba al Vietnam Krushov, Kennedy y las nuevas fronteras, el Papa Juan XXIII con su ecumenismo católico. Tres álgidas y trascendentales expresiones en un mundo en ebullición, paralelo a ello mahatma Gandhi el alma grande el eslogan de la coexistencia pacífica en la desobediencia civil.

Como un cordero manso y terriblemente poderoso influenciado en la sabiduría del gran león Tolstoi para sacar a los británicos de la tierra de los saris, velos, magenta, dorado y rosa. La lucha del pueblo Argelino por su liberación a la cabeza de Bebelan en 1962 repercutía en el brebaje mágico que se cuece.

Amanecía un barrio

Sumado a la hecatombe universal los rusos irrumpen en los cielos con sus vuelos espaciales Yuri Gagarin, valentina telescova, la perrita laica, el sputnik 1, hizo gala la comunidad científica, satélites artificiales, misiles balísticos intercontinentales, rosas en el cielo arco iris en la tierra.

Amanecía un barrio

La repercusión de la segunda guerra mundial en 1939 de la Alemania nazi de Hitler repercutía aun en el mundo y como una oleada nauseabunda de dolor cubría la tierra, cual jardín pisoteado por un huracán, dolía el alma, cayó el gorrión, la enferma idea de acabar con los hebreos se ensaño también con Polonia que aun hoy nos toca a todos, como las rosas y las espinas las unas aroman y las otras hieren, así nuestro planeta se debatía por la década de los sesenta. El movimiento contracultural hippie se inicio en la costa Este de los EEUU y como una flecha veloz lanzaba al ardor del viento amor y paz.

Motivado por Vietnam la utopía fue posible, mariposas, nardos, buganvilias, agapantos, luces y azucenas, arco iris, florecen en los corazones al arrebol de los placidos amaneceres.

Amanecía un barrio

Vientos de guerra y paz bajo los límpidos y oscuros cielos las banderas de todos los hijos de Dios en los corazones.

Todos amamos nuestros terruños y en el extremo septentrional de América del sur temblaba febril cantaba y lloraba Colombia, un país rural verde azul y rosa, rico riquísimo poseedor de la cuarta parte de alevinos del mundo dueño de variedad de plantas medicinales propicio a la química farmacéutica ocupa un lugar estratégico con privilegiada salida a dos océanos con climas y microclimas que le permiten versatilidad en los productos, uranio, carbón, oro, níquel, platino, no acabaríamos en recrear y en el centro del país producto del desplazamiento forzado de las tierras mas no de la ilusión porque ella levanta puentes y de golondrinas llena nuestros parajes erigiendo campanarios a nuestro paso.

Amanecía un barrio

Policarpa Salavarrieta inspirado en la joven heroína Polonia se pelea su nacimiento Guaduas, Mariquita y Bogotá, de veinte dos años nuestra heroína fue acribillada como una nacarada rosa fue despojada de sus pétalos, uno a uno fueron cayendo y aromaron como un nardo que a la tarde en el sol da giros y alegre canta motivándonos para nacer rebeldes.

Huérfana de padres más no de ideales en 1817 comenzó a participar activamente al lado de Ambrosio Almeida y José Rodríguez, cocía a las señoras de los realistas para escuchar las noticias de las tropas enemigas, murió bajo la reconquista española nuestra mathahary criolla, detenida en el colegio mayor de Nuestra Señora del Rosario convertido en cárcel, condenada a muerte el 10 de noviembre de 1817, fusilada el 14 de noviembre bajo el régimen del terror de Juan zamano se rebeló contra las explotaciones y los duros impuestos, la revolución francesa los inspiro con los derechos del hombre traducidos por Antonio Nariño.

El 14 de noviembre el presidente Carlos Lleras Restrepo instaura el día de la mujer en honor a Policarpa, su imagen aparecía en monedas y billetes, reposan sus despojos en el panteón de los héroes de la independencia en la iglesia de la Veracruz en Bogotá.

A escazas ocho cuadras del palacio del gobierno

Amanecía un barrio

Fresco, juvenil, airoso y libre, esperanzado y vestido de luz, pero también amanecía frágil y desposeído con la fuerza que nos da la necesidad y el deber de dar a nuestros hijos lo que ellos merecen, a lo lejos el poeta Neruda lanzaba al sol y a las estrellas su rica e irreverente poesía, irreverente porque hiere, cala hasta la medula y los huesos y nos hace suspirar para tocar con su tibieza a todos los pueblos, el más grande de los poetas del siglo XX en todos los idiomas como lo declaro García Márquez “el idioma de los nuestros”.
Amanecía un barrio

En el barro nacen las amapolas hay rosas en las espinas y lagrimas en los inocentes ojos.

Con una población emergente obligada a desplazarse de su terruño se pobló el policarpa, sembradores del delicioso café, café como los ojos de las morenas colombianas labradoras de tierra y pastoras de añoranzas.

Solidaridad tiene pies oídos y ojos posa en nuestra mano y vuela como el ave fénix ¿quien la detendrá? Si ya salió, como un arco nos unió en un mismo sentir y en el clamor de la desesperanza nos hace valientes y pletóricos.
No solo era barro, tela alfactica, letrinas y necesidad, huecos y ardor en la tripa cuando canta, mejor, cuando aúlla reclamando algo de comer, también era arte y danza, carrozas llenas de flores, catorce comisiones, catorce mujeres naturales y frescas como la flor que da el jazmín acompañadas de sus edecanes, se recogía dinero para el barrio.

Amanecía un barrio

Viernes santo sangriento: Luis Alberto vega de veinte ocho años, joyero de profesión uno de los mártires del policarpa, murió también un niño y hubo muchos heridos, llego la caballería lanzando antorchas a los caballos, nuestros dirigentes al mando y sin temor, la chiquita Cecilia, Virginia zapata, Rosa Buenaventura, Blanca de Agudelo, Álvaro Rodríguez, Vladimir Escobar, Pedro Salas, Mario Upeguí y estudiantes de la Nacional.

Amanecía un barrio

Damnificados, atropellados bajo la indefensión y el yugo del león Guillermo, león y tórtola, por ellos se tipifica como crimen de lesa humanidad acaecido a una población vulnerable motivo, diferencias ideológicas y el deseo de proteger los terrenos de la nación, atropellando el principio del bien común, balas, llantos, alaridos y lamentos.

Amanecía un barrio

Terror, miedo, coraje, nacido de la necesidad atrincherados en la cobardía de su poder arremetían sin piedad, reculaba el poderoso, avanzaba el pueblo, antorchas, piedras, gases lacrimógenos hasta el barrio las Cruces retrocedió el enemigo.

Amanecía un barrio

Abogados como Hermelinda castellanos, Carlos Duica, Humberto Críales de la Rosa, defendían a nuestros camaradas confinados en las mazmorras del estado.

Solidaridad, pequeña niña glamurosa, mullida entre el espíritu y el alma con carita de rosa, solidaridad palabra que inspiro a Mario Upeguí y aún lo inspira en su lucha.

Cuentan nuestros camaradas que en la cárcel eran respetados como presos políticos aún por la delincuencia que veía en ellos el valor de quienes ofrendan su libertad a nobles causas y a su paso riegan estrellas y caracoles para luego recogerlos y en las atarrayas tirarlos al mar como quien surca la aurora, como quien baila y canta, como quien vive pero vive de verdad para contar a sus hijos y nietos realidades que parecen cuentos, pero son verdad.

Miren el barrio policarpa y sus reivindicaciones, alcantarillado, agua potable, gas, calles pavimentadas, un colegio dotado de modernos computadores, colegio “Jaime pardo leal” cuenta con 1650 estudiantes entre las dos jornadas, cinco pisos, cuatro para estudiantes y el ultimo para la biblioteca, actualmente ocupa el segundo puesto entre los colegios distritales con más de treinta calificados docentes.

Su nombre nace en honor al magistrado y vilmente asesinado por las oscuras fuerzas que han operado y aún opera, el colegio se consiguió a través del concejo de Bogotá en el concurso del “concejal del pueblo” Mario Upeguí Hurtado.

El parque del Policarpa cuenta con una cancha de básquetbol y otra de microfútbol, salón cultural y restaurante comunitario enrejado y en medio de él se erige la estatua de José Martí se dirige entre la junta directiva y la acción comunal fusionando fuerzas e ideas hoy más que nunca al ardor de nuestro cincuenta aniversario convocando a muchos sectores sociales, comerciantes, trabajadores e intelectuales, escritores, teatreros, mimos, pintores, estudiantes y gentes del común, como diría Jorge Zalamea “crece, crece la audiencia” o como decía Pedro Salas”

Amanecía un barrio

El policarpa comenzó con alrededor de setecientas familias hoy somos más de tres mil con inquilinos entre los muchos personajes que simpatizaron con el policarpa se encontró el maestro Jacinto Jaramillo nacido en Sonsón Antioquia, maestro de la danza, estudio danza en New York de la escuela de Isadora Duncan teatro y creó cincuenta coreografías de bailes tradicionales, bambucos y la guabina chiquinquireña, joropos entre muchos inspirado en el muralismo mexicano, critico del poder, vivió en Argentina, antes de morir repartió parte de su patrimonio a sus amigos y alumnos por ello su obra escrita y visual se encuentra dispersa en manos de particulares, varios de sus alumnos son policarpunos como los hermanos Escamilla, la chica Segura, las hermanas Upeguí bailadoras del policarpa.

Armandina Lozano, Nelly “la Gogo” y sus hijas.

Bailadores de tango el Che Arango y las hermanas Noreña, bailadores de salsa Sonia y Germán.

Deportistas y activistas las hermanas Clavijo, conductores políticos, guías de pioneros y jóvenes como los hermanos Flores.

Por sus frutos los conoceréis.

Nuevas generaciones tengan sentido de pertenencia, cimentando en nuestra historia, lo que el árbol tiene de florido vive de lo que tiene de sepultado, la golondrina vuela y tiene nido.

Amanecía un barrio

El hospital San Juan de Dios con su solidaridad, ayuda y medicamentos, los médicos salvaron muchas vidas aun exponiendo la propia.

En la preciosa colcha de colores estuvo Yira Castro, su bandera es la alegría, con su dedicación e inteligencia, sensible esgrimió desde el concejo de Bogotá su voz a favor de los desprotegidos y entonces.

Amanecía un barrio

María Arango Foneira, reina de la universidad Nacional, al lado de su esposo Álvaro Marroquín vinculo al policarpa un importante sector de artistas de la candelaria y otros grupos y ciertos pequeñoburgueses que veían de una u otra forma en el policarpa una especie de esnobismo.

Amanecía un barrio

Se une al policarpa el extraordinario pintor Gustavo Valcárcel conocido como Juan Pueblo quien llena a Colombia y a todo ser humano que guste del arte y quien me hizo sentir orgullosa de mi patria en una conferencia en Costa Rica nombrado como uno de los mejores pioneros en el panteón universal de los mismos, su obra canta de matices contrastados entre lo lúgubre y lo vivo del color.

Con sus rostros de cuencas oscuras y venas latientes en las negrísimas trenzas cintas recurrentes de vivaces colores, venas que latían como si fueran a salir volando, esas venas irreparablemente abiertas como diría Eduardo Galeano “las venas abiertas de América Latina”.

Amanecía un barrio

En cada hogar del policarpa hay una bonita historia para contar, exhortados están los escritores para contarla al mundo, ¿Quién reparara nuestros muertos? ¿Quién alzara nuestra bandera que fue destrozada? Que nadie ose levantarla, caída se quedara, sobre ella hay el excremento de los que nos han mancillado, la flor fue deshojada ¿puede volver a juntar sus pétalos? Nosotros vivimos en la utopía ella nos reinventa.

El policarpa está amenazado a desaparecer para echar adelante el proyecto ciudad salud y de nuevo obligar a nuestra población a un desplazamiento forzado, a las laderas de la ciudad para beneficio del capital extranjero.

Amanecía un barrio

De la eterna primavera Antioqueña un caballero se une a la revolución, sabio y profundo, bajo sus alas de cóndor muchos aprendieron cobijados al abrigo de su aristocrática sencillez, se refugiaron nuestros líderes para escuchar de él la guía, faro primoroso, en el camino recta su vida personal y publica, orgullo para la izquierda colombiana, Gilberto Guay.

Amanecía un barrio

Artistas de la talla del maestro “Calarca” Arles Herrera alma de nuestro cincuenta aniversario, nacido en Armenia Quindío, tomo su seudónimo del aguerrido indígena pijao Calarca, galardonado por la fisionomía en bronce del poeta cubano Nicolás Guillen con sus trabajos del humor grafico, fisionomía en bronce, caricaturista, critico y político, objeto de reconocimientos internacionales líder y vocero de los caricaturistas del mundo, dueño de una preciosa y versátil obra producto de su consagración y empeño, la gobernación del Quindío le otorgo el premio “Retablo Quimbaya” en la modalidad maestros de maestros, vale la pena conocer su obra que consta de lo cotidiano y vivencial en la sencillez de los pueblos a lo intrincado en otras naciones inmiscuyéndose en la idiosincrasia de los pueblos para dotar al arte universal de mas humanidad.

Amanecía un barrio

El padre Camilo Torres tenia rebeldía en su corazón educado en la universidad de Lovaina en Francia, regreso al país y bajo su negra sotana se escondía un alma llamada “sed de justicia” se fue al monte y nunca volvió,

Amanecía un barrio

Artistas teatreros, cantores, la mama, el máximo Gorki, la candelaria, Santiago García, Patricia Ariza, Policarpo, los hermanos Francisco y Juan B Martínez, desde Cali los hermanos Buenaventura, el trío de Cali.
Si nosotros callamos las piedras hablan.

Estudiosos de los comportamientos humanos y de los fenómenos sociales rinden su curiosidad respecto al hecho como la unión lograra permanencia de un derecho.

Sociólogos y politólogos estudian el fenómeno policarpa patrimonio de la humanidad, obtenida a sangre y fuego, como dijo Nikolai Ostrosky, “así se templo el acero”.

Hoy el policarpa cuenta con venta de todo tipo de telas, fabricas de insumos textiles, almacenes de ropa, calzado, bolsos, bisutería nacional e importada, ventas de cremallera, botones, hilos, toallas, telas para uniformes, vestidos de calle, uniformes, cortinas, adornos, fabricas de camisetas y jeans, farmacias, ferreterías, bicicleterias, parqueaderos, servicio médico y odontológico, con precios para competir favorablemente vienen personas de ecuador Perú y de todas partes del país.

Zonas de alimentación, restaurantes con todo tipo de comidas desde las rápidas hasta las de más variada sazón de las diferentes regiones, mercado campesino y supermercados. Personas de barrios aledaños ven en el policarpa un buen sitio para comprar.

Amanecía un barrio

La casa cultural se vestía de fiesta, las comisiones realizaban ventas de tamales, empanadas y arepas, a lo lejos se escuchaba “si se calla el cantor muere la vida” porque la vida, la vida misma es todo un canto.

Ricardo bajo a la aldea esperando amanecerse silbando canciones frescas sin olvidar sus quehaceres.

Los pioneros con sus pañuelitos rojos marchaban cantando himnos, los jóvenes alegres y enamorados de la vida, a música de mi tierra en una trampa a caído y solo puede salvarla el pueblo que la ha parido.

Amanecía un barrio

El semanario voz apoyo incondicional de la lucha por la vivienda contrario a la prensa oligarca nos tildaba de roba tierras y subversivos.
Qué triste se oye la lluvia en los techos de cartón, mira el que mucho a sufrido pero hay escuelas para perros y les dan educación.

Amanecía un barrio

Monseñor Germán Guzmán escritor de la violencia en Colombia contribuyo con su vertical pluma en el proceso.

Jaime Caicedo comprometido con nuestra causa dando lo mejor de su talento como compositor y su inteligencia y claridad política para nutrir nuestra revolución y a lo lejos se oía.

Aprendimos a quererte desde la histórica altura donde el sol de tu bravura le puso cerco a la muerte. Comandante Che Guevara.

Astrid de Upeguí formo brigadas de salud con muchos médicos y enfermeras, atendían a los heridos y les daban medicamentos.

Amanecía un barrio

El cielo veranero se poso en tus ojos azules y en el alero de tus doradas cejas descanso, rebelde y constante, tostado tu cuerpo y toda la expresión de tu musculatura que fácil se contornea para contar las historias ancestrales de los pueblos con honor, llevas tu apelativo a todos los confines que visita tú figura. Policarpo.

Arriba los pobres del mundo, de pie los esclavos sin pan. Ni esclavos, ni siervos habrán.

Amanecía un barrio

Se suma a nosotros, con su solidaridad los barrios: ciudad latina, Pablo Neruda, Quindío, la casona del triunfo.

El plan de los encopetados, que triste se oye la lluvia en los techos de cartón

Amanecía un barrio

El acordeón exploto en la alborada, se va el caimán, se va el caimán, se va el caimán cuba si, cuba si, cuba si, yanquis no. Alejandro Gómez.

Amanecía un barrio

La comisión de control y disciplina regente en el policarpa, comisión de autorregulación observaba particulares puntos contradicciones familiares, hurtos hasta temas políticos más delicados, tratando todas las dificultades de nuestro barrio cuando no se podían resolver la última instancia era la ventilación del problema en una asamblea general haciendo de este ejercicio un acto subgéneris dentro de la convivencia.

Ayer me echaron del pueblo porque me negué a firmar la sentencia que el alcalde a yo me hubo de implantar

Amanecía un barrio

Importantísimo el papel de los sindicatos en el avance de las reivindicaciones en las luchas sociales a la cabeza de nuestro camarada Gustavo Osorio y uno de los fundadores de la Provivienda y líder destacado de la CSTC.

El viernes santo sangriento no solo dejo su cuota de heridos sino de damnificados, fueron arrasadas muchas viviendas con sus enceres y algunos de los compañeros

Quedaron en poder de lo que tenían puesto, las CSTC brindo su solidaridad con estufas, mercado, ropas, provivienda voz proletaria, CSTC trío dinámico, a su vez el policarpa se solidarizaba con la lucha sindical de los trabajadores de cementos DIAMANTE acompañándolos con su presencia y solidaridad.

Amanecía un barrio

Delegaciones internacionales de Europa entre ellos Alemania, los países de la antigua Unión Soviética, Ecuador, Perú, Cuba y países Centro Americanos ofrecían conferencias dando un amplio aspecto del mundo político y los avances del pensamiento crítico mundial con documentales y películas nos ponían al tanto y también nos animaban con sus logros de carácter deportivo.
Brindaron becas para estudiantes policarpunos las cuales fueron aprovechadas al máximo.

Amanecía un barrio

Diminuta hija del trueno, volcán, garganta de estruendo, rayo, tu voz, catarata, aguacero, chiquita y gran Cecilita, café y petróleo, cumbia del mar, joropo del llano, aguardiente y ron.

Amanecía un barrio

En el vigor de la fructífera mano el irremediable y enloquecido cincel burilaba con esmero lo que el maestro quiere esculpir en la sensualidad del arte y la finura que capto el ojo la mano manifiesta el contorno de la mujer, la guerrera y campesina, la flor latiente diseminada en toda la patria, la pequeña y linda Bella Helena.

Alfredo Castañeda.

Amanecía un barrio

En la manta lirica de la poesía visual balbuceaba el lenguaje del color que nos deja perplejos en la ensoñación tu épica obra nos recrea, nos hace encontrarnos con nosotros, nos delata, nos intima, nos califica entre lo mejor de la creación.

Maestro Oramas

Amanecía un barrio

Lirios, agapantos, heliotropos, nardos de oro, plata, acero, guayacán, carbón
Gallego, Lelio Rodríguez, Alfonso Moreno, Reinoso, Chucho Flórez, Amaya, Caicedo, Oscar Soto, Héctor Lozano, Jorge Mendoza, Jesús Núñez, barones esculpidos al fragor de la revolución.

Amanecía un barrio

‘¿Qué puede salir de la flora popular? Miriam Pele campeonatos inter barrios a nivel de Bogotá, de microfútbol, campeones femeninos dirigidos por jorge moreno y Gilberto Ayala 1985, se realizo una gira por Colombia exhibiendo el equipo femenino como invicto durante todo el campeonato.

Niño ajedrecista Alexander Díaz, ajedrez producción, liga de ajedrecistas, nace un nuevo genio publicaba el vespertino campeón del distrito, campeón nacional luego fue a Rumania al campeonato mundial infantil dando el mate más rápido que se haya visto en el campeonato infantil a la edad de cuatro años.

Fabián Martínez, selección policarpa infantil luego maracaneiros lo compro las inferiores de Santa Fe luego lo pidió el Bolillo Gomez para la selección Colombia, llegando a Colombia lo compro el once caldas siendo campeones por ultimo lo compro el americe dirige las inferiores de santa fe donde empezó.
Emilio Martínez hermano de Fabián selección Colombia microfútbol disputando el campeonato mundial en Brasil ocupando la tercera posición.

Cesar Fernández selección Colombia futbol arquero.

Fabián Vargas microfútbol policarpa maracaneiros selección Colombia luego mejor equipo de futbol del boca, alcanzando catorce copas, juega en el almeiza de España.

Policarpa campeones en mayores masculino categoría única copa pony malta y el tiempo año 1985, dirigido por Gilberto Ayala y comepollo. ¿Qué puede salir de la flora popular?

Como dijo Belton Brest “quien podrá detener al que conoce su condición”

Amanecía un barrio

Venidos del Quindío tierra de arrieros, fumadores de tabaco, y en sus tostadas pieles del polvoriento trasegar de los caminos, el oro de sus gargantas al café colombiano, sobre la manta de la rica cordillera central llegaron a Bogotá los escamilla, hijos de músicos, vena de artistas por padre y madre, ella soprano, cantores hasta la última generación, hijos y nietos derrochan sonoridad en sus gargantas para cantar pasillos y bambús, y música protesta y tocar con maestría los instrumentos llevando a otros confines de la tierra su talento, festival del clavel rojo en la unión soviética, cuba, Alemania y otros sitios de Europa centro americe y el Caribe.

Amanecía un barrio

Diego Marulanda se dedico a buscar músicos nueve especializados en sonidos latinos y creo pacande, el colombiano, bogotano y policarpuno, llevan nuestra música hasta el ártico, equivalente a los gramy en Canadá, categoría mejor álbum global, también escribe música para teatro y televisión, realizo la música para el documental “entre gallos y media noche” “denadja drost” ganador del festival de cine de Bogotá, hijo de artistas, su padre Carlos Marulanda, tolimense a producido cine al lado de Sofía Loren, Amelia Arcila su madre caldense destacada guía de pioneros adelantada a nuestra época coreógrafa y libretista cuando aun ello no era una profesión artesana y teatrera autodidacta, estudiosa de la literatura colombiana y universal, presta a otorgar con generosidad su conocimiento.

Amanecía un barrio

Por los hechos del viernes santo sangriento fueron detenidos y sindicados de asonada violando los derechos fundamentales por espacio de siete meses en la brigada de institutos militares, juzgado penal militar, batallón Ayacucho luego a los mártires y posteriormente a la modelo, doctor Escorcia, con detención preventiva y sin derecho a excarcelación sin abogado, violando toda ley por parte de la autoridad castrense. Vladimir escobar, Gilberto Ayala, Carmen julio Rodríguez y Mario Upeguí.

Siempre la música nos ilumino allá donde el quehacer colombiano nos debilitaba, ella se inmiscuía en nuestro corazón para alentarnos al sentirnos identificados con el canto, a des alambrar a des alambrar que la tierra es nuestra es tuya y de aquel de Pedro María de Juan y José.

Amanecía un barrio

Inspiradores de nuestra lucha, María cano, la flor del trabajo, una de las fundadoras del partido comunista antioqueña lucho en las bananeras.
Julio rincón pionero, luchador por los destechados concejal de Cali, vilmente asesinado, desmembrado y torturado, no sabían tus verdugos julio rincón que con tu ejemplo animarías a tantos y como una gran antorcha que fulgurara en la oscuridad seria hallada tu huella.

Amanecía un barrio

El policarpa no estuvo solo, vientos de toda clase nos tomaban y en ellos viajábamos, hechos lejanos repercutían en nosotros y nosotros en ellos y como la blanca y diáfana espuma del mar van y vienen con sus siete olas ondinas, hadas y ángeles, caballitos de mar y caracolas y uno que otro monstruo marino que no falta para dañar.

Amanecía un barrio

Como diría jorge Zalamea “crece, crece la audiencia, citaremos varios camaradas que de una u otra forma hicieron más loable el duro trasegar.
Que vivan los estudiantes jardín de nuestra alegría, son aves que no se asustan de animal ni policía.

Amanecía un barrio

Hernando hurtado colaboro desde el senado, asesor de provivienda y líder político.

Amanecía un barrio

Laureano Ayala, paternal hombre dicen los que lo conocieron que en su presencia el mar bravío era calmo.

Amanecía un barrio

Martha Ardila, Carmensa castellanos, flores de acero.

Amanecía un barrio

Téjeme vieja una bandera, tan solo una, marcharon muchos y otros aludan la vida.

Amanecía un barrio

El riel, metálico grito alertas estamos comunícate, cuéntame el motivo de tu estallido, en medio de la calma noche enséñame el vocabulario de estruendo caballero, tu grito amenaza mi paz, no puedo dominar el corazón, en su galope descubro el código que te obliga a irrumpir en el silencio.

Amanecía un barrio

Alberto Cortés, regálanos el verde olivo de tu sombra al igual que tu frondoso sauce.

Amanecía un barrio

Como todo amanecer huele a esperanza porque al alba se anhela lo mejor, personas que ofrendan lo mejor de sus días Empera Salas, quien desde su niñez se ha dedicado al servicio de sus amigos a las necesidades del barrio haciendo de su vida un pulpito eficaz en un silencioso apostolado dejando a un lado muchos roles personales.

Amanecía un barrio

La estela tal vez no del azar sino de la certeza trajo a nuestra vera un lirio que a su alrededor siempre fue trigo y aun esta reverdecido.

Luis Obdulio tobar

Amanecía un bario

No habita su cuerpo hoy entre nosotros pero el paternal manto de su sabiduría no dejara jamás de cobijarnos, maestro, político, dueño de aquel candor que nos arrastra que poseen aquellos elementales y profundos hombres, Luis morales.

Amanecía un barrio

Impetuoso, mordaz como los aires de su valle, con una cortante espada en su garganta y en el color de la piel el despiadado latigazo del sol, anímanos aun con tu arrebatadora palabra siempre nos surge tu contagiosa alegría, gocetas de la vida, Vladimir escobar.

Amanecía un barrio

Llena de orgullo a nuestro barrio la presencia de leti zarate Santamaría, cabalgo su preciosa voz desde Santander, las alas del viento la trajeron arrullando con su canto, como una vibrante cascada la melancolía de sus bambucos, guabinas y torbellinos, salsa y música protesta, la catarata de su voz sube a sus alegres ojos a sus pobladas cejas y a lo pequeño de tu estura y a lo grandísimo de tu alma leti.

Amanecía un barrio

Venido de lejanas tierras generoso sandoneño tus ojos dos girasoles alegres, amigo y maestro de niños, escritor humilde y sencillo en ti amaneció un barrio a tu lado sentimos la plenitud de la aquiescencia, la paternal candidez de los mejores hombres.

Un día le pregunte don Pedro ¿Qué es ser comunista? Y sin demora respondió es ser mejor que muchos y sentirse igual a todos. Pedro salas.

Tantos y tantas que nos nutren atesoremos no para guardar sino para tirar al viento su germinal fruto, para nutrirnos y nutrir a otros, para en la poesía vivencial de sus legados ser felices e íntegros.

Amanecía un barrio

Contágiame de la urgencia que tiene tu paso pequeña no conocen tus días la fatiga larga jornada tu quehacer, hormiga primorosa no ha llegado a ti el verano eres siempre primavera, cato de luz tus ojos tristes y alegres rebelde y mansa así es el mar. Ana castellanos

Amanecía un barrio

Tantos valiosos que derramaron su sangre como se fuga el agua del mar y el mar lamenta, desearíamos gota a gota recogerla como la sangre de cepeda y tantos otros sangre germinal hay fruto, acallen entonces a Iván el terrible no tiene pelos en la lengua vuelvan azules sus negros y profundos ojos como la selva colombiana como los manglares de la patria que defiende con vehemencia. Iván cepeda.

Amanecía un barrio

Se levanta una nueva oleada tempestuosa volcánica huracanada renovada y fuerte como el madero el guayacán y el bambú, huele a limonaria a los elementales frescos de mi tierra. Octaviano montilla, aroca, Rafael Sánchez, Iván y Álvaro santos, Jorge franco, Álvaro Sáenz, miguel y Carlos López, Isaías Barbosa, familia Minota, óscar peña, Branfort Williams.

Amanecía un barrio

Y como se cuecen los deliciosos potajes un rico ingrediente por allí y otro sabroso por allá así tu chispa y peculiar alegría tu dicharachero ser tu sonrisa y lo mejor de tu corazón hiciste tuya la necesidad del otro. Álvaro Rodríguez

Amanecía un barrio

Yo pregunto a los presentes si no se han puesto a pensar que la tierra es nuestra, es tuya y de aquel que triste se oye la lluvia en los techos de cartón.

Amanecía un barrio

Baja una mula del monte viene montando ramón, mula revolucionaria baja la revolución.

Amanecía un barrio

El paseo del primero de enero, las peñas en la candelaria, los canelazos y las empanadas, las fiestas de la casa cultural, las fogatas, la juventud cantando, que vivan los estudiantes jardín de nuestra alegría, son aves que no se asustan de animal ni policía. No quiero ver el rostro cabizbajo del hombre que regresa sin trabajo a su sentido rancho, no quiero ver la mano de una madre que pide porque su hijo tiene hambre, que triste se oye la lluvia en los techos de cartón.

Amanecía un barrio

El inspirador de este homenaje es mi entrañable amigo y compañero Mario Upeguí Hurtado quien ha hecho de su vida el sinónimo de las más altas y limpias causas de la humanidad, habiendo cristalizado a lo largo de muchos años obras palpables para el bienestar de los bogotanos. Mario Upeguí es más que el hombre sencillo, generoso y sensible que conocemos, es una entidad humana incomparable, un colombiano valeroso, honesto y vertical cocido en la arcilla del más rico carácter en defensa de la clase trabajadora, dueño de una alma transparente como pocas, fiel a los ideales de justicia social y de igualdad que desde su adolescencia abrazó con convicción profunda, es un torrente de primavera acorazado, un rayo de luz en la aurora popular, palabras del poeta José Luis Díaz Granados al recibir la orden civil al merito José Acevedo y Gomez del honorable concejo de Bogotá el 17 de diciembre de 1998.

Amanecía un barrio

Dale tu mano al indio, dale que te hará bien y encontraras el camino como ayer yo lo encontré.

Amanecía un barrio si quieres oír un tango, si quieres bailar bonito vamos de prisa vamos, a la casa de franquito, con Lilia nos reiremos y la noche pasara alegre a cada pasito.

Amanecía un barrio

Todos los amaneceres son bonitos, sobre las gotas de roció hay luz, levántame un puente donde converjan mil corazones, el hombre siempre es bueno, hay para todos alegría, ¿Quién podría decir mío es el sol, el mar, la luna? Soy dueño de las estrellas y del viento a todos nos convoca el amor.

Amanecía un barrio

En la reconquista de la pacha mama, tierra, esta la evidencia manifiesta de la relevancia del papel de la mujer, desde la heroína que nos inspiro, la primer mujer presidenta del barrio, Blanca María Lozano, las aguerridas lideres que siempre protagonizaron la misma maternidad nos hace fuertes porque aún la que no tiene hijos adopta una causa para proteger, como dijo José Fernández Retamar “Y es que toda mujer debería llamarse maravilla”.

Carmen de Varela, Adela Dimas, Rosa Benilda Gracia, Lilia cruz, Cecilita, Lilia de Franco, chavita, Adela Suaza, Guillermina Sánchez, Isabel de Medina, Virginia Zapata, Alba Macías, Blanca Lozano, Dilia Sabogal, Elvia de Guasca, Flor Marina, María Antonia Rivera, Mery de Colorado, Blanca de Agudelo, Mariela de Moreno, Amelia Arcila, Isabel de Salas, Astrid de Upeguí, Ema Ardila, Martha Peralta, Flor de Yance, Carmen de Castillo, rosa grey, Eva viuda de Bohórquez, Ana Rozo, Ninfa de Morales, Inés de segura, Mery de Ortiz, flor de Otálora, Trina de Ávila, Mercedes Corredor, Noemí de García, Martha Peralta, Helena de Herrera, Inés de Santos, Ana Carpintero, Romelia Sánchez, Teresa de Núñez, Margarita, Carmensa Díaz de Escobar, Rosa Buenaventura, Carmen de flores, Araceli viuda de Medina, Olga de Molina, Isabel de Salas, Uvaldina, Ricarda Góngora viuda de Villarraga, Gloria de Sáenz, Carmen Bosa, Marina de Marín, Amalia viuda de Triana, Cecilia de Peñaloza, Carmen de Botero y Rosa de Enriques.

Dalias, margaritas, azucenas, rosas, clavellinas, lilas, hortensias, cada una envuelta en la bandera colombiana, manantiales, arroyos y fronteras han cruzado para llegar al amanecer del barrio policarpa. Muchos quedaron sin nombrar, todos importan, todos hacen parte de la colcha de colores policarpa.
Cuando recorro el barrio vienen a mí nuevos personajes y amigos, todos están en nuestro corazón, todos hemos sufrido para ocupar hoy este lugar.

Más artículos de Sandra Upeguí

No hay más artículos de Sandra Upeguí

Afiliaciones

Afiliado a la Federación Internacional de Derechos Humanos
y la Organización Mundial contra la Tortura
Estatus Consultivo en la OEA

José Alvear Restrepo

Nace en Medellín el 1 de julio de 1913 en el seno de una familia de profundas convicciones religiosas y bajo los parámetros de la ideología del partido conservador. Realiza sus estudios en la Facultad de Derecho de la Universidad de Antioquia, donde se gradúa de Abogado con una brillante tesis titulada: "Conflictos del trabajo: la huelga"

Ed. Avianca: Calle 16 No. 6-66 Piso 25 - Bogotá DC - Horario de Atención: Martes a Viernes, 2 a 5 pm - PBX: (571) 7421313 - FAX: (571) 2824270 - Apartado Aéreo: 33035