Artículo 28

Lunes 1ro de enero de 2018, por Banca del Parque Radio , Prensa - Colectivo

Toda persona tiene derecho a que se establezca un orden social e internacional en el que los derechos y libertades proclamados en esta Declaración se hagan plenamente efectivos.

Este artículo consagra el derecho a que las relaciones sociales tengan una regulación internacional que garanticen el cumplimento de los derechos reconocidos en la declaración universal. A partir de la declaración se ha generado un gran avance en el derecho internacional y la mayoría de los países del mundo son signatarios de tratados internacionales en donde asuenen unas determinadas responsabilidades en materia de derechos humanos respecto de sus ciudadanos.

Frente a los derechos humanos de cualquier persona pueden encontraste deberes de tres tipos o géneros. El primero de ellos es el deber de respeto, el segundo el deber de protección y el tercero el deber de garantía. El deber de respeto por los derechos humanos es universal porque vincula todos los miembros de la humanidad sin importar si son particulares o miembros del Estado, implica que toda persona esta obliga a obrar de manera respetuosa respecto de los derechos de los demás. El deber de respeto se manifiesta principalmente en conductas de abstención o de no hacer, por ejemplo el respeto por el derecho a la vida de una persona, impone a las otras la obligación de abstener de asesinarla. El respeto por su derecho a la integridad personal impone a las demás la obligación de obtenerse de torturarla o de inferirle tratos crueles, inhumamos o degradantes.

El de deber de protección le corresponde al Estado, pues solo él cuenta con la posibilidad de amprar lo bienes jurídicos de las personas, este ámbito de protección tiene una dimensión negativa y otra positiva. La negativa implica que el Estado como titular del monopolio de la justicia y las armas, debe regular su actividad de tal modo que prevenga las violaciones a los derechos humanos y en caso de presentarse la sancione de manera efectiva para que no vuelvan a cometerse.

La dimensión positiva implica que el Estado debe poner todo su aparato para asegurar el goce efectivo de los derechos, por ejemplo para el goce efectivo del derecho a la vida no basta con evitar que otros trasgredan ese bien jurídico si no que debe darse a las personas la oportunidad de llevar una vida en condiciones de dignidad y libre de apremios. Por esta razón el Estado debe garantizar que las personas superen las condiciones de pobreza y proveer condiciones para que puedan desarrollar sus proyectos de vida.

Finalmente el deber de garantías de los derechos humanos, como el de protección también recae de manera exclusiva y privativa en el Estado. Solo el Estado cuenta con la fuerza legítima y con la competencia necesaria para asegurar que los titulares de estos derechos cuenten con los mecanismos y las vías jurídicas mediante las cuales sus bienes puedan estar a salvo de abusos, desafueros, atropellos y otras conductas reprochables.

Afiliaciones

Afiliado a la Federación Internacional de Derechos Humanos
y la Organización Mundial contra la Tortura
Estatus Consultivo en la OEA

José Alvear Restrepo

Nace en Medellín el 1 de julio de 1913 en el seno de una familia de profundas convicciones religiosas y bajo los parámetros de la ideología del partido conservador. Realiza sus estudios en la Facultad de Derecho de la Universidad de Antioquia, donde se gradúa de Abogado con una brillante tesis titulada: "Conflictos del trabajo: la huelga"

Ed. Avianca: Calle 16 No. 6-66 Piso 25 - Bogotá DC - Horario de Atención: Martes a Viernes, 2 a 5 pm - PBX: (571) 7421313 - FAX: (571) 2824270 - Apartado Aéreo: 33035