En punto muerto negociación en Bimbo porque ésta insiste en poner pacto colectivo como techo de la convención

Martes 1ro de julio de 2014, por ENS

El pasado 22 de junio terminó la etapa de arreglo directo en la negociación del pliego petitorio que Sinaltrabimbo le presentó a la multinacional mexicana Bimbo, sin que ésta se haya movido un centímetro de su posición, cual es no concederles a los trabajadores sindicalizados beneficios más allá del Pacto Colectivo que impuso desde el 2011. Ante tal situación, este 2 de julio el sindicato convocó asamblea de afiliados con el fin de analizar y decidir qué camino tomar, si aprueban huelga o tribunal de arbitramento, según lo indicó Máximo Zamora, presidente de Sinaltrabimbo.

Sindicalistas | Derechos Laborales | Derechos Económicos, Sociales y Culturales | Abusos de las transnacionales | Colombia | Trabajadores |


Mitin de trabajadores de Bimbo la semana pasada en el norte de Bogotá

Bimbo, empresa líder en el mercado de panes y pastelería en el país, es un caso claro del uso del Pacto Colectivo como techo para la convención colectiva. De hecho los pocos beneficios que los trabajadores sindicalizados lograron en la primera convención en el 2011, la empresa los incluyó, con algunas mejoras incluso, en el pacto colectivo que impuso 6 meses después de firmada la convención, para lo cual ofreció un bono en dinero a los trabajadores que firmaron dicho pacto.

Lo único diferente que la convención colectiva tiene con respecto al Pacto son los beneficios sindicales: como permisos, tiquetes aéreos, una oficina dentro de la empresa, permiso para difundir información en carteleras, y un procedimiento de sanciones y despidos. De resto todo es igual al pacto”, precisó Zamora.

Y este año, con ocasión de la negociación de la nueva convención colectiva, la empresa volvió a repetir la receta: impuso la continuidad del pacto colectivo, esta vez mediante la dádiva de $250 mil a cada trabajador que lo firme, con el fin de ponerlo como referencia para la convención, condición que el sindicato no acepta y de ahí que la negociación de la convención esté en punto muerto.

Con el agravante de que la dádiva de los $250 mil provocó que unos diez trabajadores del sindicato renunciaran a éste para firmar el pacto. Y a los trabajadores no sindicalizados que por alguna razón no firmaron el pacto, la gerencia los llamó y los puso en la disyuntiva: o están con la empresa o con el sindicato. “Mejor dicho, los obligó a firmar, lo cual constituye acoso laboral y persecución antisindical”, anotó Zamora.

Ganancias no se compadecen con salarios

Bimbo llegó a Colombia hace 18 años. Hoy mercadea sus productos en todo el país y tiene 4 plantas de producción, la principal en Tenjo (Cundinamarca), las otras en Cali, Medellín, y Soledad (Atlántico). Tiene a su cargo 3.600 trabajadores directos, y de ellos 215 pertenecen al sindicato.

En los últimos años ha consolidado el negocio y montando nuevas líneas de producción en plantas que ha comprado; crecimiento que se refleja en el incremento vertiginoso en sus ventas y utilidades, que han estado por encima del comportamiento del sector de alimentos, del PIB nacional y de la inflación.

Su estructura financiera es bastante sólida, pues el patrimonio tiene una participación dentro de los activos superior al 60%, y los indicadores de rentabilidad superan las tasas del sector.

Asimismo, los costos laborales directos (los operarios) son el 6,8% del costo de ventas totales de la compañía y si a éstos les sumamos los costos laborales indirectos, son alrededor del 12%. Esto significa que los costos laborales no son el factor más determinante en el crecimiento de los costos totales de la empresa. El pliego de peticiones que presentó el sindicato, con los ajustes en salarios, vivienda y subsidios, tiene un costo de $700´920.904, que resulta viable y cómodo para la empresa.

Este es el detalle de cifras para el año 2013, en millones de pesos:

Sin embargo, la robustez de estas cifras no se compadece con los salarios y las prestaciones de sus trabajadores, que son mínimos en proporción a la cantidad de producción y trabajo que éstos realizan, según concluye el presidente de Simaltrabimbo.

Pendientes también de negociación en Productos Ramo

En la asamblea que realizó el sindicato el pasado diciembre, se acordó cambio de estatutos para que éste dejara de ser sindicato de base y se transformara en uno de industria, con el fin de poder afiliar a trabajadores de otras empresas panificadoras.

Fue así como lograron la afiliación de unos 50 trabajadores de Productos Ramo, quienes el próximo 10 de julio presentarán pliego de peticiones y se dispondrán a negociar su primera convención colectiva.

“Productos Ramo es una empresa colombiana más pequeña y con menor músculo económico que Bimbo, por eso el pliego es más modesto”, señaló Máximo Zamora, quien confía en que se mantenga la buena actitud que hasta ahora ha mostrado la empresa con respecto a la negociación.

Preciso que con respecto a los trabajadores de Bimbo, los de Productos Ramo están en más malas condiciones, toda vez que en su mayoría trabajan por el salario mínimo, incluso operarios que llevan 15 y más años de servicio en la empresa. Además en algunos casos existen diferencias salariales abismales entre trabajadores que desempeñan las mismas funciones.

Publicado 27 de junio 2014.

Afiliaciones

Afiliado a la Federación Internacional de Derechos Humanos
y la Organización Mundial contra la Tortura
Estatus Consultivo en la OEA

José Alvear Restrepo

Nace en Medellín el 1 de julio de 1913 en el seno de una familia de profundas convicciones religiosas y bajo los parámetros de la ideología del partido conservador. Realiza sus estudios en la Facultad de Derecho de la Universidad de Antioquia, donde se gradúa de Abogado con una brillante tesis titulada: "Conflictos del trabajo: la huelga"

Ed. Avianca: Calle 16 No. 6-66 Piso 25 - Bogotá DC - Horario de Atención: Martes a Viernes, 2 a 5 pm - PBX: (571) 7421313 - FAX: (571) 2824270 - Apartado Aéreo: 33035