Feliciano Valencia: un defensor de derechos humanos condenado sin fundamentos

Martes 29 de septiembre de 2015

Feliciano Valencia ha sido blanco de amenazas graves contra su vida. También la Asociación de Cabildos Indígenas del Norte del Cauca, ACIN y el Consejo Regional Indígena del Cauca, CRIC. Por esta razón el líder y las organizaciones están amparados por medidas cautelares ordenadas por la Corte Interamericana de Derechos Humanos desde 2009, por petición del Colectivo de Abogados “José Alvear Restrepo” y la Organización Nacional Indígena de Colombia, ONIC. Esta condena en su contra no es ajena a la campaña de desprestigio emprendida dentro de la persecución a la oposición y al movimiento social colombiano. Una realidad documentada que, por décadas, ha cobrado la vida y los procesos sociales de sindicalistas, estudiantes, mujeres, líderes étnicos y populares. Recientemente, Feliciano Valencia y otros líderes indígenas fueron objeto de injurias y calumnias por parte de un espacio televisivo cuyas afirmaciones aumentan la estigmatización contra los pueblos indígenas y sus organizaciones.

El Colectivo de Abogados José Alvear Restrepo rechaza enfáticamente la persecución y estigmatización contra los pueblos indígenas del Cauca cuyo capítulo más reciente ha sido la condena y prisión de uno de sus reconocidos líderes, Feliciano Valencia Medina, ex integrante de la Guardia Indígena, ex gobernador del cabildo indígena de Toribío, Premio Nacional de Paz en el año 2000 y líder reconocido de la Minga de Resistencia Indígena, Social y Comunitaria realizada en 2008.

Los cargos por los que fue condenado el líder nasa Feliciano Valencia no existen. La condena por secuestro supone una privación ilegal y arbitraria de la libertad que no ocurrió en este caso, en el que nos encontramos con la aplicación de justicia indígena a un soldado infiltrado en la Minga del 2008.

El orden jurídico interno reconoce desde la expedición de la Constitución Política de 1991, la jurisdicción especial de los pueblos indígenas y la justicia propia como parte de la su autonomía. En consecuencia, el fallo en segunda instancia que condena a Feliciano a 18 años de prisión por delitos por los que –además- ya había sido absuelto en primera instancia de la justicia ordinaria en febrero de este año, no es una decisión en derecho.

El patrimonio ético y cultural de la resistencia de los pueblos indígenas ha querido ser destruido mediante el asesinato de sus líderes y comuneros, las amenazas constantes, los señalamientos de pertenecer a grupos armados, la versión distorsionada de su ejercicio de defensa del territorio, la judicialización y condena infundadas.

Feliciano Valencia ha sido blanco de amenazas graves contra su vida. También la Asociación de Cabildos Indígenas del Norte del Cauca, ACIN y el Consejo Regional Indígena del Cauca, CRIC. Por esta razón el líder y las organizaciones están amparados por medidas cautelares ordenadas por la Corte Interamericana de Derechos Humanos desde 2009, por petición del Colectivo de Abogados “José Alvear Restrepo” y la Organización Nacional Indígena de Colombia, ONIC.

Los pueblos indígenas de Colombia han librado una batalla milenaria por su existencia y permanencia en el territorio, una lucha que ha ido de la mano con la defensa de la naturaleza, patrimonio de todas y todos. Esta lucha del pueblo Nasa, de los demás pueblos indígenas del Cauca y del resto del país, se ha caracterizado por su carácter neutral ante el conflicto armado, su apuesta pacifista radical, su compromiso con la vida, los derechos humanos y el cuidado de la naturaleza.

Esta última decisión no es ajena a la campaña de desprestigio emprendida dentro de la persecución a la oposición y al movimiento social colombiano. Una realidad documentada que, por décadas, ha cobrado la vida y los procesos sociales de sindicalistas, estudiantes, mujeres, líderes étnicos y populares. Recientemente, Feliciano Valencia y otros líderes indígenas fueron objeto de injurias y calumnias por parte de un espacio televisivo cuyas afirmaciones aumentan la estigmatización contra los pueblos indígenas y sus organizaciones.

El Colectivo de Abogados José Alvear Restrepo manifiesta su plena solidaridad con Feliciano Valencia y los pueblos indígenas del Cauca. En coordinación con el movimiento indígena, contribuirá a las acciones jurídicas, de incidencia y movilización necesarias para lograr su pronta libertad.

PDF
Foto: Colombia Informa

Afiliaciones

Afiliado a la Federación Internacional de Derechos Humanos
y la Organización Mundial contra la Tortura
Estatus Consultivo en la OEA

José Alvear Restrepo

Nace en Medellín el 1 de julio de 1913 en el seno de una familia de profundas convicciones religiosas y bajo los parámetros de la ideología del partido conservador. Realiza sus estudios en la Facultad de Derecho de la Universidad de Antioquia, donde se gradúa de Abogado con una brillante tesis titulada: "Conflictos del trabajo: la huelga"

Ed. Avianca: Calle 16 No. 6-66 Piso 25 - Bogotá DC - Horario de Atención: Martes a Viernes, 2 a 5 pm - PBX: (571) 7421313 - FAX: (571) 2824270 - Apartado Aéreo: 33035