Naciones Unidas profundamente preocupada por asesinatos de defensoras y defensores en Colombia
Traducción no oficial

Comunicado de la Portavoz de la Alta Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos Michelle Bachelet, Marta Hurtado: Las cifras reflejan la gravedad del problema, pero ocultan las causas estructurales que sostienen la violencia contra los defensores de los derechos humanos. La Oficina de Derechos Humanos reitera que cualquier ataque contra los defensores de los derechos humanos es inaceptable y constituye un asalto contra la democracia, socavando la participación y el acceso de las personas a sus derechos humanos. Foto: Verdad Abierta

Estamos profundamente preocupados por la asombrosa cantidad de defensores de derechos humanos asesinados en Colombia durante 2019. Según nuestros registros, 107 activistas fueron asesinados el año pasado, y nuestro personal en Colombia todavía está en el proceso de verificar 13 casos adicionales reportados durante 2019 que, si se confirma, aumentaría el total anual a 120 asesinatos. Los ataques contra defensores de los derechos humanos ya se habían intensificado durante 2018, cuando la Oficina de Derechos Humanos de la ONU en Colombia confirmó 115 asesinatos. Y esta terrible tendencia no muestra desaceleración en 2020, con al menos 10 defensores de derechos humanos que, según los informes, ya fueron asesinados durante los primeros 13 días de enero.

Renovamos nuestro llamamiento al Gobierno colombiano para que agote todos sus esfuerzos para prevenir los ataques contra las personas que defienden los derechos fundamentales, para investigar todos y cada uno de los casos y enjuiciar a los responsables de estas violaciones, incluyendo a los responsables de instigar o ayudar y alentar estos crímenes. El ciclo vicioso y endémico de violencia e impunidad debe detenerse. Las víctimas y sus familias tienen derecho a la justicia, la verdad y las reparaciones.

La gran mayoría de los 107 asesinatos en 2019 ocurrieron en áreas rurales, casi todos (98%) en municipios con economías ilícitas donde operan grupos criminales o grupos armados, y el 86% del número total tuvo lugar en municipios con una tasa de pobreza superior El promedio nacional. Si bien más de la mitad de los asesinatos ocurrieron en solo cuatro departamentos: Antioquia, Arauca, Cauca y Caquetá, los asesinatos se registraron en 25 departamentos diferentes. El grupo más específico fue el de los defensores de los derechos humanos que abogaron en nombre de grupos étnicos arraigados en sus comunidades, como los pueblos indígenas y los afrocolombianos. Los asesinatos de defensoras de los derechos humanos aumentaron en casi un 50 por ciento en 2019 en comparación con 2018.

Las cifras reflejan la gravedad del problema, pero ocultan las causas estructurales que sostienen la violencia contra los defensores de los derechos humanos. La Oficina de Derechos Humanos reitera que cualquier ataque contra los defensores de los derechos humanos es inaceptable y constituye un asalto contra la democracia, socavando la participación y el acceso de las personas a sus derechos humanos.

Hay otra serie de factores que contribuyen a estos ataques, incluida la penetración de grupos criminales y grupos armados vinculados a economías ilícitas en áreas antes ocupadas por las FARC-EP, así como la priorización de la respuesta militar por parte del Gobierno para controlar la violencia. Los continuos desafíos en la implementación del Acuerdo de Paz, especialmente el desmantelamiento de grupos con vínculos paramilitares, la situación de seguridad en las comunidades afectadas por el conflicto, la restitución de tierras y la reforma rural, los programas de sustitución de cultivos ilícitos y el cumplimiento de los derechos de las víctimas también han jugado un rol.

Reconocemos algunos pasos positivos, como la reciente reunión de la Comisión Nacional de Garantías de Seguridad convocada por el Gobierno a principios de este año, para abordar este problema. Sin embargo, el número de asesinatos muestra claramente que aún queda mucho por hacer.

Hacemos un llamamiento a las autoridades para que redoblen sus esfuerzos para garantizar un entorno libre y seguro para el compromiso cívico y para aumentar la presencia de las autoridades civiles del Estado en las zonas rurales para proporcionar servicios básicos como la salud y la educación. Las disparidades en el disfrute de todos los derechos, en particular los derechos económicos, sociales y culturales, especialmente en las zonas rurales, deben abordarse con urgencia. Deben desarrollarse aún más las medidas de carácter colectivo destinadas a proteger las zonas geográficas o las comunidades.

English

We are deeply troubled by the staggering number of human rights defenders killed in Colombia during 2019. According to our records, 107 activists were killed last year, and our staff in Colombia are still in the process of verifying 13 additional cases reported during 2019 which, if confirmed, would raise the annual total to 120 killings. Attacks on human rights defenders had already intensified during 2018, when 115 killings were confirmed by the UN Human Rights Office in Colombia. And this terrible trend is showing no let-up in 2020, with at least 10 human rights defenders already reportedly killed during the first 13 days of January.

We renew our call on the Colombian Government to make a strenuous effort to prevent attacks on people defending fundamental rights, to investigate each and every case and to prosecute those responsible for these violations, including instigating or aiding and abetting violations. The vicious and endemic cycle of violence and impunity must stop. Victims and their families have a right to justice, truth and reparations.

The great majority of the 107 killings in 2019, happened in rural areas, almost all (98%) in municipalities with illicit economies where criminal groups or armed groups operate, and 86% of the total number took place in villages with a poverty rate above the national average. While more than half of the killings occurred in just four provinces — Antioquia, Arauca, Cauca and Caquetá — murders were nevertheless recorded in 25 different provinces. The single most targeted group was human rights defenders advocating on behalf of community-based and specific ethnic groups such as indigenous peoples and Afro-Colombians. The killings of female human rights defenders increased by almost 50 per cent in 2019 compared to 2018.

The figures reflect the gravity of the problem, but they conceal the structural causes that sustain violence against human rights defenders. The Human Rights Office reiterates that any attack against human rights defenders is unacceptable and constitutes an assault against democracy, undermining participation and people’s access to their human rights.

There were a number of other contributing factors including the penetration of criminal groups and armed groups linked to illicit economies in areas vacated by the FARC-EP, and the favouring of a military response from the Government to control the violence. The continuous challenges in the implementation of the Peace Agreement, especially the dismantling of groups with paramilitary links, the security situation in communities affected by the conflict, land restitution and rural reform, illicit crop substitution programmes, and fulfilment of victims’ rights have also played a role.

We acknowledge some positive steps, such as the recent meeting of the National Commission on Security Guarantees convened by the Government early this year, to tackle this problem. However, the number of killings clearly shows much more needs to be done.

We call on the authorities to redouble their efforts to ensure a free and secure environment for civic engagement and to increase the presence of civil State authorities in rural areas to provide basic services such as health and education. Disparities in the enjoyment of all rights, particularly economic, social and cultural rights – especially in rural areas – need to be tackled urgently. Measures of a collective nature aimed at protecting geographical areas or communities must be further developed.

Más artículos de Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos

No hay más artículos de Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos

Afiliaciones

Afiliado a la Federación Internacional de Derechos Humanos
y la Organización Mundial contra la Tortura
Estatus Consultivo en la OEA

José Alvear Restrepo

Nace en Medellín el 1 de julio de 1913 en el seno de una familia de profundas convicciones religiosas y bajo los parámetros de la ideología del partido conservador. Realiza sus estudios en la Facultad de Derecho de la Universidad de Antioquia, donde se gradúa de Abogado con una brillante tesis titulada: "Conflictos del trabajo: la huelga"

Ed. Avianca: Calle 16 No. 6-66 Piso 25 - Bogotá DC - Horario de Atención: Martes a Viernes, 2 a 5 pm - PBX: (571) 7421313 - FAX: (571) 2824270 - Apartado Aéreo: 33035